BLW

Baby-led weaning, Qué es y cómo empezar

¿Qué significa Baby-Led Weaning?

Baby-Led Weaning (BLW) significa literalmente “destete liderado por el bebé” o como en España lo conocemos, alimentación complementaria a demanda o alimentación autorregulada por el bebé. Igual que la lactancia materna (LM) y la lactancia artificial (LA) que es a demanda (sí, la LA también es a demanda aunque muchos pediatras insistan en poner horarios al biberón), la alimentación complementaria también será a demanda. El bebé decidirá en todo momento qué comer, cuándo y cuánto, nunca le obligaremos y lo hará con sus propias manitas, sin cucharas ni purés.

El propio bebé será quien guíe su alimentación, los bebés tiene la capacidad de autorregularse, igual que lo hacen con el pecho, que nos regulan la producción y nos indican cuando tienen hambre y cuándo están saciados. Con la alimentación complementaria harán lo mismo, esto permite que la alimentación sea para ellos muy divertida ya que explorarán texturas, sabores, olores y colores. Esto fomentará la confianza y la independencia en el bebé, le ayudará a desarrollar la coordinación ojo-mano-boca y sobretodo, ¡evitará esas terribles peleas con papá y mamá a la hora de las comidas!

¿Por qué Baby-Led Weaning?

El sistema inmunitario y el sistema digestivo no están preparados para recibir alimentos que no sean LM o LA hasta los 6 meses de vida. A los seis meses, los bebés son capaces de sentarse erguidos, coger pedazos de comida, llevárselos a la boca y masticarlos; es decir, se pueden alimentar ellos solos.

La leche artificial se inventó a finales del siglo XIX y se utilizaba para alimentar a terneros y otros animales de granja, se conservaba en polvo y se rehidratada posteriormente para su uso. Unos años después, Henry Nestlé, la usó en humanos. Alcanzó su máxima popularidad en los años 1960. A partir de aquí se vio que los niños estaban desnutridos ya que esta leche de fórmula no se parecía nada a la materna, así que a los 4 meses tuvieron que incorporar la alimentación complementaria. El problema es que como los bebés de 4 meses tiene el sistema digestivo muy inmaduro y no se podían alimentar por sí mismos, se inventaron las papillas, pero… ey! estamos en el siglo XXI y según la AEPED, OMS, y algunos organismos más ( no voy a nombrarlos a todos), la lactancia es exclusiva hasta los 6 meses, es decir, a partir de aquí ya pueden alimentarse solos y dejar la etapa de papillas atrás! Y el principal alimento seguirá siendo la leche materna o de fórmula mínimo hasta los 12 meses.

¿Cuándo está preparado el bebé para la alimentación con sólidos?

La edad para empezar la alimentación complementaria es a partir de los 6 meses (OMS Y las Asociaciones de Pediatría), hasta esta edad hay que mantener la lactancia materna exclusiva. Antes de los 6 meses ofrecer otros alimentos no aporta ningún beneficio y desplaza a la leche materna, que tiene mayor aporte calórico, nutricional e inmunológico. A partir de los 6 meses hay una disminución en los depósitos de hierro del bebé y por eso hay que empezar con la AC. Pero es una edad orientativa, hay bebés que rechazan los alimentos hasta los 8-10 meses. No se les debe forzar, mostrarán interés por la comida en algún momento, ¿o es que hay algún adulto que se alimente aún de LM o LA? No, ¿verdad? Entonces no te preocupes si tu bebé es de los que tienen 10 meses y aún no a probado bocado, lo hará en cualquier momento.

No hay que olvidar que el principal alimento hasta el año debe ser la leche, ya sea de materna o de fórmula, y que estos alimentos únicamente complementan a ésta.

Según la Asociación Española de Pediatría (AEPED) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) sabremos que el bebé está preparado si:

  • Se mantiene sentado. Es decir, que no se caiga para los lados, esto nos indica que el grado de maduración muscular a nivel digestivo también es suficiente. Si aún no es capaz de mantenerse sentado lo más probable es que la musculatura orofaríngea y sus capacidad de masticar/deglutir también sea insuficiente.
  • Ha desaparecido el reflejo de extrusión que es un mecanismo de seguridad que tienen todos los recién nacidos para protegerse del atragantamiento, por el que expulsan cualquier objeto que entre en la boca.
  • El bebé muestra interés por los alimentos. Es importante sentar al bebé a la mesa para que nos vea como comemos, que participe en la comida familiar y así mostrará interés en los alimentos
  • Sabe mostrar hambre y saciedad con sus gestos , al acercarle comida, el bebé que tiene hambre abre la boca y mueve la cabeza hacia delante; en cambio, si el bebé está saciado, cierra la boca y aparta la cabeza.

Hay que tener cuidado con las falsas señales! estas son las más habituales:

  • Despertares nocturnos. A veces se introducen los sólidos precozmente pensando que el bebé se despierta por la noche porque tiene hambre. Los bebés se despiertan por múltiples motivos. Y si realmente tiene hambre, un bebe de 6 meses necesita el pecho o el biberón, no sólidos.
  • Hacia los 4 meses de edad la ganancia de peso se ralentiza (sobre todo en los bebés de pecho), es algo normal. Pero algunos padres y pediatras interpretan esta ralentización de la ganancia de peso como señal para comenzar la introducción de sólidos

Si queréis aprender más acerca de baby-led weaning, no os perdáis las fechas de los próximos talleres.


¿Cómo empezar con Baby-Led Weaning?

  • Cerca de los 6 meses, los bebés se vuelven muy curiosos y quizá quieran sentarse en la mesa con nosotros, es el momento que participen en la comida familiar,  si les dais una cuchara o un bol de plástico se sentirán que participan y poco a poco irán mostrando interés en la comida.
  • Hay que asegurarse que el bebé está erguido en su trona o asiento.
  • Cuando muestren interés por nuestra comida, al ofrecerle, se la podemos dejar en su bandeja de la trona (si la tienen) o encima de la mesa (para quien prefiera no usar trona), no necesitarán cubiertos para comer ya que utilizarán sus propias manitas para agarrar los alimentos y llevárselos a la boca.
  • Hay que tener mucha paciencia y prepararse para el caos y la suciedad, los bebés se lo pasan muy bien tirando los alimentos y restregándoselos por la cara, la trona, la ropa… acaban bonitos 🙂
IMG_20160309_142602
Eric, 7 meses, experimentando con brócoli y patata 🙂
  • Es muy importante que el bebé no este hambriento cuando le sentemos a la mesa a comer, ya que esto le podría frustrar y ponerse irritable, ya que no podría manipular ni jugar con la comida, ni desarrollar las habilidades necesarias, es conveniente dar pecho antes o un biberón.
  • Ofrécele agua con las comidas para que pueda beber si lo necesita, pero no te preocupes si el peque no muestra interés. En especial, los bebés amamantados seguirán obteniendo todos los líquidos que necesitan del pecho durante algún tiempo.
  • Sobretodo no forzar al bebé a comer ni meterle trozos en la boca. Calma, ¡ya lo hará él! Tampoco distraigamos al bebé mientras come, esto podría hacer que se atragante, déjale que se concentre y, sobretodo… ¡la televisión apagada! Así es como más se distraen y les acaba atrayendo más los colores de la TV que la comida. Y mucho menos dejarlo solo, siempre vigilando a nuestro peque.
  • Sigue ofreciéndole el pecho o el biberón como siempre. Los bebés son lactantes hasta el año. Cuando el bebé necesite menos leche, reducirá las tomas por sí mismo.
  • Y por último, ¡disfrutar viendo al peque cómo come solo porque es una pasada! Confiar en vuestro peque, os dejará boquiabiertos, os lo aseguro.

Si queréis aprender más acerca de baby-led weaning, no os perdáis las fechas de los próximos talleres.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *